Consejos Para el Anclaje y La Instalación de Un Toldo

Los toldos son muchas veces la opción ideal para protegernos de los días más calurosos de verano, tanto si se trata de una salida al aire libre, como de un balcón, terraza o incluso nuestro jardín. Su instalación no es nada del otro mundo, pero se debe de tener cuidado para que el sistema de anclaje o incluso el mismo toldo resulten dañados.

Un toldo instalado es sinónimo de sombra sobre nuestras cabezas. Por ello, si deseas conocer cómo protegerte del sol al aire libre, o simplemente quieres cuidar de tus cosas en el balcón o el jardín, aprende como instalar y anclar un toldo en pocos pasos.

¿Cómo anclar un toldo al suelo?

Los toldos pueden protegernos del sol, pero desafortunadamente pueden salir volando si no se sujetan correctamente. Un viento fuerte puede mover nuestro toldo e inclusive soltarlo de sus soportes.  Para sujetar un toldo al suelo correctamente puedes hacer uso de 2 métodos muy conocidos y eficientes, que permitirán mantener el toldo o lona en su lugar.

Cuando los toldos están al aire libre usan una especie de soporte metálico, dicho soporte será una pieza clave para anclar dicho toldo al suelo. El primero método se trata de sujetar el toldo con ayuda de cuerdas de anclaje. Para ello, será necesario clavar estacas en la tierra al menos 2 metros de distancia de cada extremo. La profundidad recomendada para las estacas, es de 8 o 10 centímetros.

Cuando cada estaca se encuentre en su posición y clavadas correctamente, deberás de hacer nudos ballestrinque en cada extremo. Si te preguntas porque este tipo de nudo en específico, se debe a que con el podrás ajustar la longitud de la cuerda sin tener que dañar el nudo. Cuando la distancia de la cuerda sea la correcta, has un lazo alrededor de la estaca para sujetar el toldo. Deberás hacer lo mismo, con cada punta.

Si el terreno no permite clavar estacas sobre él, en el caso de que el toldo esté sobre cemento, la mejor forma es aplicar peso en cada extremo. Se puede hacer de 2 formas, con ayuda de lastres para toldos o por el contrario, usar algo menos convencional. Con esto último no referimos a sacos de arena sobre las patas de cada extremo o por el contrario, colocar baldes llenos de arena y amarrarlos a cada extremo.

¿Cómo poner el toldo cuando hace mucho aire?

El aire es el peor enemigo de los toldos, hasta el punto de dañarlos si no son lo suficientemente resistentes. Dependiendo del tipo de mecanismo será necesario usar nuestras manos para desplegar el toldo lentamente. Como ocurre con el toldo tipo estor, los cuales caen verticalmente y sujetados por brazos en la barandilla.

Desplegar el toldo despacio y con cuidado, puede evitar el efecto vela e impedir un destino fatal para el toldo. Si no estás seguro que tu toldo soportará el aire, lo mejor será no desplegarlo. Razón, evitar que se rompa irremediablemente y necesitar comprar otro. 

Deja un comentario