Irrigador Dental Lidl, Review y Opinión Personal

Un irrigador dental es una herramienta que nos permite un cuidado mucho más preciso de la higiene bucal, no tenía conocimiento de ello hasta que decidí adquirir uno. A diferencia de un cepillo dental común, no provoca daños por el roce, no maltrata las encías y refuerza la limpieza de manera más profunda.

Es de mucha importancia para quienes se han realizado una ortodoncia, quienes tienen alguna enfermedad periodontal, sufren de hipersensibilidad o tienen implantes dentales.

En mi opinión personal es muy liviano y versátil, tiene piezas removibles que se acoplan de manera adecuada. Tiene un fácil manejo en velocidades adecuadas al gusto de la persona y deja una sensación de limpieza muy satisfactoria.

Irrigador dental Lidl, características

Entre las cualidades de sus componentes podemos destacar:

  • Tamaño: 7,5 x 5,8 x 19,7 cm.
  • Medidas Estación de carga: 9,1 x 8,5 x 3,8 cm
  • Peso Estación de carga: 165 g
  • Peso: aprox. 249 g

Tiene un diseño muy bien estructurado, en materiales resistentes que permiten soportar golpes y la humedad en su uso cotidiano. Tiene un manejo sencillo, con ajuste en sus cabezales que propician una labor de calidad.

Sus características y manejo sencillo, lo hace un irrigador de muy buen desempeño que destaca en precio y calidad en comparación con otras marcas.

Su combinación de tonos blancos y azul, compaginan muy bien con su diseño ergonómico, en dimensiones compactas para un fácil manejo.

Irrigador dental del Lidl, ¿vale la pena?

Pros

  • Tiene un depósito de aproximado de  133 mililitros suficientes para una limpieza óptima.
  • El indicador de carga permite tener una idea de su uso.
  • Su batería de litio de 800 Mah permite una durabilidad considerable.

Contras

  • El uso de piezas mobles puede dificultar su funcionamiento en la perdida de una de ellas.
  • Su presión máxima es baja comparada con otras marcas de irrigadores.

Realiza un desempeño que resulta agradable en su uso, ejecutando una limpieza ideal con un manejo bien coordinado. La inexistencia de repuestos en las boquillas y su dificultad para conseguirlas,  es una de sus principales desventajas.

¿Para qué sirve un irrigador?

Como lo había mencionado anteriormente, el irrigador dental tiene variados usos: permite una limpieza profunda, eliminando restos de comidas o bebidas. Otorga un cuidado de encías para quienes sufren sangrado o presentan cierta debilidad dental.

Se trata de un complemento para la  limpieza bucal,  funciona gracias a la emisión de un chorro de agua a cierta presión y que permite mejorar la limpieza interdental y de las encías. Es ideal para quienes usan aparatos correctivos o usarlo de refuerzo luego del cepillado y prevenir caries o daños ocasionados por la deficiencia de higiene.

La limpieza bucodental es fundamental, para deleitarse de una sonrisa sana, en la que no existan bacterias dañinas. Incluir en los hábitos de limpieza oral diaria un  irrigador dental, es lo más adecuado. Podrás eliminar mucho mejor la placa bacteriana, que se localiza en zonas a las que no puedes llegar con el cepillo de dientes convencional.

Partiendo de mi experiencia personal para el uso adecuado del irrigador es necesario seguir algunas indicaciones:

  • Efectúa el cepillado dental en primer lugar. Debes de cepillarte los dientes durante al menos 2 minutos para luego optimizar su uso.
  • Ajusta la presión del agua del irrigador. Esto es muy importante si tienes sensibilidad y  evitar dañar el esmalte de tus dientes.
  • Elimina los restos de comida y bacterias presentes en  los espacios entre dientes y bajo la línea de las encías con el hilo dental.
  • Finaliza tu higiene bucal con un buen enjuague que otorgue la sensación de frescura ideal.

Marcas recomendadas

Marca y precio del irrigador de Lidl

Tiene la misma perspectiva de su cepillo eléctrico, Nevadent la empresa alemana, es el fabricante de este irrigador para la higiene bucal, a un precio accesible que su competencia. La marca se caracteriza por la fabricación de productos de muy buena  calidad.

Es un irrigador que realiza una limpieza de manera satisfactoria. Tiene la capacidad de traslado fácil, no necesita estar conectado a un cable y posee variadas velocidades.

El irrigador Lidl ronda los 25 Euros, por lo que resulta más económico que las marcas especializadas como Oral-B, realizando una labor de la misma calidad. De todas formas, hay modelos con precios similares que ofrecen variadas piezas para un uso más duradero.

Utilizar el irrigador de Lidl me ha permitido una limpieza adecuada, el manejo diario deja una sensación agradable sin causar daños. Al usarlo luego del cepillado, permite un cuidado más profundo de la higiene bucal, ayudando en la prevención de la acumulación de sarro y bacterias que causan mal aliento.

¿Es recomendable usar un irrigador bucal? aquí tenemos la opinión de un dentista

Deja un comentario