¡Solucionado! Qué hacer cuando tu nevera no enfría

No es necesario tirar, ni comer, todos los alimentos que tengas en la nevera antes de que se echen a perder. Cualquiera de estas sencillas soluciones puede hacer que su electrodoméstico de cocina funcione nuevamente.

¿Tu nevera no enfría? Estas son las causas y soluciones más comunes

Pregunta: La cerveza que acabo de sacar de mi nevera apenas está fría. También he notado recientemente que mi leche esta mas caliente de lo normal. ¿Por qué mi frigorífico no enfría estas bebidas correctamente? ¿Tengo que llamar a un técnico o hay algo que puedo hacer?

Respuesta: Si bien algunos problemas de enfriamiento en neveras requieren asistencia profesional, no llame al técnico todavía. Es posible que lo puedas solucionar tu mismo. Dependiendo de lo que esté causando que su frigorífico no mantenga los alimentos o las bebidas lo suficientemente fríos, los siguientes procedimientos pueden ayudar.

Asegúrese de que su refrigerador este recibiendo corriente correctamente

Una de las cosas más básicas que se tienen que verificar al momento de intentar solucionar un problema con los sistemas de enfriamiento de un refrigerador es la corriente de alimentación. Son máquinas eléctricas, por lo que cualquier tipo de variación con la corriente puede afectarla.

Primero verifica si todo el equipo está recibiendo corriente eléctrica. Es decir, si todo el resto de la casa tiene energía eléctrica pero no el refrigerador cabe la posibilidad de que se trate de un problema relacionado con el flujo de corriente que llega. En este caso puede que haya que revisar/cambiar el cableado de alimentación y el dispositivo de protección.

Para revisar si hay flujo de corriente eléctrica por el cableado en cuestión, debes hacer uso de un multímetro o probador de corriente con el que verificar e voltaje que llega. Es sencillo, tan solo programar con la perilla y poner las terminales en los orificios del tomacorriente.

Si te has dado cuenta de que si hay voltaje y flujo de corriente eléctrica, pero tiene unos valores más bajos que lo indicado (solo para el refrigerador) el problema se mantiene en el cableado o el dispositivo de protección. Si casualmente con estas pruebas no has conseguido detectar problemas, pasaremos a la siguiente revisión.

Revisa el termostato de la nevera

Lo siguientes es una revisión del termostato de tu refrigerador que no quiere enfriar. Si aún no lo sabes, el termostato de una nevera es una de las partes más importantes. Se encarga de determinar cuándo por razón de un aumento o descenso de la temperatura el compresor debe empezar o dejar de trabajar.

No hablaremos mucho de su funcionamiento interno, sino que nos enfocamos en sus características funcionales dentro del conjunto. Lamentablemente no hay forma de revisar el termostato de un refrigerador sin abrir la maquina por completo, así que tenemos que guiarnos por una serie de señales.

Cuando un compresor de la nevera no enciende nunca a lo largo del día, o no se apaga nunca a lo largo del día es una clara señal indicadora de que el termostato necesita un recambio. Por otra parte, cuando aparece una cantidad poco habitual de hielo en cualquier parte del refrigerador también se puede pensar que el termostato se ha estropeado.

Si tu refrigerador no ha dado ninguna de estas señales, puedes seguir con la revisión del siguiente punto de esta lista.

Articulo recomendado: ¡SOLUCIONADO! QUÉ HACER CUANDO EL CONGELADOR NO CONGELA

Pruebe los sellos en las puertas de su nevera

Una parte fundamental también del refrigerador que no se suele considerar con la real importancia que tienen son los sellos de las puertas. Se trata de simplemente de estas gomas que se ubican en los extremos de las puertas de la máquina y se aseguran de conseguir un sellado muy firme.

Dependiendo del modelo de refrigerador y su fabricante, los sellos de las puertas pueden durar más o menos tiempo. No hay un estándar específico, aunque después de un tiempo contigo debes estar muy atento con su estado para que el compresor no deba trabajar más de la cuenta.

Con una simple revisión manual cuando el refrigerado este cerrado puedes determinar si los sellos se han vencido aunque sea un poco. Por fortuna, comprar nuevos sellos y cambiarlos es fácil para cualquier persona. Si las puertas sellan bien y una revisión manual no indica vencimiento de los sellos bien podemos pasar a revisar el siguiente punto de la lista.

Determine si el refrigerador esta nivelado

Puede que no sepas, pero todos los fabricantes coinciden en el hecho de que los refrigeradores tienen que estar correctamente alineados para funcionar bien. Es posible que tampoco sepas que la parte delantera de la nevera debe estar tan solo un poco más alta que la parte trasera.

Cuando la maquina se ha desnivelado no va a dejar de funcionar, pero el compresor trabajara más para conseguir el mismo nivel de enfriamiento y ello hará mella en su funcionamiento. Por suerte, solo necesitas un nivel de carpintero y un destornillador para conseguir la alineación adecuada.

Si aún conservas el manual de usuario de tu refrigerador, vas a conseguir allí dentro la información específica sobre cómo hacer este procedimiento. Comienza estableciendo el nivel adecuado en la parte trasera y posteriormente establécelo un poco más alto en la parte delantera. Apenas lo hagas notaras el cambio evidente y podrás seguir revisando los puntos de esta lista.

Limpiar las bobinas del condensador

Lo que se conoce como bobinas del condensador son estos tubos metálicos de color negro que con forma repetitiva y redondeada se ubican en la parte trasera de la nevera. Aunque no lo parezca, estas piezas reúnen mucha suciedad y ello puede afectar significativamente el funcionamiento de la máquina.

Resulta que cuando la suciedad y el polvo se hacen demasiados, el compresor debe volver a trabajar con una sobrecarga tremenda y en muchos casos ni con ello se consigue que la maquina enfríe.

Pero ciertamente es muy sencillo limpiar estas bobinas de los condensadores. Si bien hay que ser realmente cuidadoso con cómo se hace, con una aspiradora o un pañuelo seco puede retirar cualquier vestigio de suciedad. Por supuesto, desconecta la máquina de la red eléctrica antes de limpiar y espera por lo menos 10 minutos luego de la limpieza para volver a conectar. Si aún no resuelves tu problema, puedes probar el último punto de lista.

Verifique para asegurarse de que nada bloquee las salidas de aire

Aunque no lo creas, tanto el flujo interno de aire como el externo intervienen directamente en la capacidad de enfriamiento de la máquina. Ciertamente es sencillo verificar que el flujo de aire que recibe el refrigerador es el correcto, así que puedes hacerlo justo antes de llamar al técnico.

En primer lugar tienes que revisar que nada este cubriendo o tapando los ductos de ventilación de la nevera. Es sencillo, simplemente ubícalos, revisa con sumo cuidado y límpialos para conseguir que no haya ningún objeto que interrumpa el flujo de aire.

Del mismo modo, debes asegurar cosas como la distancia entre paredes/techos y la nevera (debe ser por lo menos mayor o igual a 4cm). También verifica que el aire de la habitación pueda circular de forma adecuada y de que la temperatura del medio ambiente no sea demasiado alta como para intervenir negativamente en este proceso.

Si todo lo demás falla, llame a un técnico

En este punto, si ya has descartado todas y cada una de las posibilidades que te hemos mencionado antes no te queda otra opción. La alternativa más responsable y que te hará invertir menos recursos es llamar a un técnico.

Créenos, si prescindes de conseguir ayuda profesional cuando tu refrigerado aun funciona puede que cuando finalmente lo hagas los daños sean muy severos. Lo mejor es que te comuniques con un técnico especializado de confianza lo antes posible y concretes una cita para la revisión de tu refrigerador que no enfría o enfría poco.

Deja un comentario